Juego clásico español de damas

Damero:

El juego se desarrolla sobre un tablero de 8 x 8 casillas; cada jugador tiene doce piezas, que se colocan en los escaques del  "1" al "12" para el blanco (parte inferior del tablero) y "21" a  "32"  para el negro (parte superior del tablero).

La numeración de las casillas es del  "1" al  "32", comenzando por la primera casilla inferior derecha y en dirección derecha-izquierda, abajo-arriba (por lo tanto, la casilla superior izquierda del tablero es la numero  '32').

Objetivo del juego:

Capturar o dejar sin movimiento a las piezas del  jugador contrario. Se declaran tablas por imposibilidad de lograr el objetivo anterior o por acuerdo de los jugadores.

Movimiento de piezas:

Se mueve alternativamente, empezando el blanco (parte inferior del tablero). Los movimientos son en diagonal, de casilla en casilla hasta llegar a la primera fila del jugador contrario, lo cual hace que dicha pieza se convierta en "dama".

Dama:

Se mueve también diagonalmente, pero sin límite de casillas, mientras éstas se encuentren libres. Los peones solo mueven en avance hacia el campo contrario, mientras que las damas mueven en cualquier sentido diagonal dentro del tablero.

Captura:

Peones: siempre que en una casilla en diagonal y consecutiva (en sentido avance o sea, hacia la parte superior del tablero para las blancas y hacia la inferior para las negras), exista una pieza del contrario e inmediatamente después de esta y en el mismo sentido diagonal exista una casilla vacía, dicha pieza puede  "saltar'" sobre la contraria hasta la casilla vacía, retirando la pieza saltada del tablero. Si en ese momento existe posición equivalente a la detallada referente a la misma pieza que ha saltado, ésta puede continuar con sus saltos siempre que sea posible.

Damas: Igual que los peones pero sin respetar el que la pieza contraria este inmediatamente después de la nuestra, pudiendo encontrarse a cualquier distancia  de la dama, siempre que esté en la misma diagonal, las casillas hasta ella estén vacías y la inmediata posterior también. Después de capturar, podemos dejar la dama en cualquier casilla posterior vacía y continuar con las capturas siempre que nos encontremos en situación similar a la descrita.

Las capturas son absolutamente obligatorias, con las siguientes leyes:

a)    Ley de la cantidad:

Cuando existe más de una captura, es obligatorio realizar la que implique al mayor número de piezas posible.

b)    Ley de la calidad:  

Cumplida la anterior regla, entre varias capturas con la misma cantidad de piezas, es obligatoria la captura de piezas de mayor importancia; o sea es obligatorio capturar una dama antes que un peón.

c) No es obligatorio comer con dama, es decir, si tenemos dos capturas, una con una dama y la otra con un peón,  podemos elegir la que deseemos, siempre que cumplan  la ley anterior.